Κυριακή 21 Μαρτίου 2021

 

Νάνος Βαλαωρίτης



Poeta, escritor, traductor, profesor, investigador, y  una de las figuras más importantes de la literatura de nuestros días. Nació en 1921 en Lausanne, Suiza, pero creció en Atenas, donde reside hasta hoy.  Es hijo del diplomático Constantino Valaoritis y biznieto del poeta griego Aristotelis Valaoritis.   

  

TROYA 

Cuántos en el mar, ahogados,  cuántos,
todos esperaban verte,
solo, que no espera la muerte.
Y naufragarán volviendo, cuántos.

En las playas de arena, no olvides, los fallecidos,
según pasas, tratan de hablar.
Todo aquello que erigimos nos lo destruirán.
Parece que vencieran los vencidos.

¡Quién sabe si esta primavera!
El río la boca me colmaba
y el sol como si la mano me sostuviera .

Los caballos sin cuerpo retornaban.
Cuando volvimos época estival era,
Dios, ¡cómo de color las torres cambiaban!

(1985)

  

ΝΑΝΟΣ ΒΑΛΑΩΡΙΤΗΣ

ΤΡΟΙΑ

Πόσοι στο πέλαγος, πόσοι πνιγμένοι
κι όσοι γυρίζοντας θα ναυαγήσουν
όλοι περίμεναν να σ’ αντικρύσουν.
Μονάχα ο θάνατος δεν περιμένει.

Στις αμμουδιές, θυμήσου, οι πεθαμένοι,
καθώς περνάς, γυρεύουν να μιλήσουν.
Κείνα που χτίσαμε θα μας γκρεμίσουν.
Μοιάζει να νίκησαν οι νικημένοι.

Τούτη την άνοιξη, κανείς δεν ξέρει!
Ο ποταμός μού γέμιζε το στόμα
κι ο ήλιος με κρατούσε από το χέρι.

Τ’ άλογα γύριζαν χωρίς το σώμα.
‘Οταν ξανάρθαμε το καλοκαίρι,
Θε μου, πώς άλλαζαν οι πύργοι χρώμα!

 

Nanos Valaoritis ( Lausanne, 1921)

Nació en Suiza en 1921 y estudió Filología y Derecho en la Universidad de Atenas hasta que la Universidad cerró debido a la guerra, por lo que continuó sus estudios en Londres y en Sorbonne.

Ha tenido una vida plena y envidiable. Se ha relacionado con los poetas más importantes del siglo XX, no solo en Grecia sino también en Europa y en América, entre los que destacan: Yorgos Seferis, T.S.  Elliot, W.H. Auden, Dylan Thomas, André Breton o William Burroughs.

En 1944 huyó de Grecia, entonces ocupada por los alemanes, a Egipto en una pequeña embarcación a través de Turquía. En El Cairo empezó a relacionarse con Seferis, el cual se encontraba allí prestando sus servicios al gobierno griego del exilio como secretario de la embajada griega en Egipto. Seferis le insistió en que fuera a Londres con el objetivo de impulsar e intensificar los vínculos literarios entre Grecia e Inglaterra.  En la Universidad de Londres se dedicó al estudio de la literatura inglesa al mismo tiempo que colaboraba con la BBC. Fue en Londres donde conoció a grandes poetas y literatos de aquella época.

En 1947 publicó en Londres The Punishment of the Mages (Η Τιμωρία των Μάγων, 1947). También  fue el primero en traducir en inglés a los poetas griegos de la generación de los 30: Yorgos Seferis, Odysseas Elytis y Andreas Embirikos, entre otros. De 1954 a 1960 participa en el grupo de surrealistas de París.

En 1960 regresó a Grecia, pero en 1967, año en que se estableció en Grecia la dictadura, se autoexilió, y en 1968 se marchó a América.  Desde aquel año hasta 1993 fue profesor de literatura comparada y escritura creativa en la Universidad Estatal de San Francisco.

De 1989 a 1995 dirigió la revista “Fin” («Συντέλεια»)  junto al poeta Andreas Pagulatos. Dicha revista volvió a publicarse con el título “Nuevo Fin” («Νέα Συντέλεια») en 2004, año en que Valaoritis se estableció definitivamente en Grecia y  reside hasta hoy en día.

Sus libros han sido publicados fuera de Grecia en inglés y en francés. Su último ensayo es «Ο Όμηρος και το αλφάβητο» (2010),  cuya traducción en inglés, Homer and the Alfhabet, se publicó en 2012.

Ha ganado muchos premios importantes a lo largo de su vida, pero en el año 2009 la Academia de las Letras y las Ciencias de Grecia le concedió el prestigioso Premio Nacional de Literatura por el conjunto de su obra.

Texto y traducción: María José Martínez

 MANOLIS ANAGNOSTAKIS (Salónica, 1925- Atenas, 2005)

“De cuando en cuando me han tildado de ser un poeta claramente político. Personalmente no creo que sea un poeta político. Soy romántico y político al mismo tiempo…”

 LLEGASTE CUANDO YO…

Llegaste cuando yo no te esperaba. Como cada noche
Quemando el recuerdo de muertes amargas
Desamparo de la vejez, temor del nacimiento,
En cavernas oscuras, en el corchete del placer
Más alla de los vacíos campos de los pelotones de ejecución
Llegaste cuando yo no te esperaba. Ah, cómo habrías vivido
Tú y yo una época así
Carga podrida en la bodega de un
Barco ebrio donde murieron todos
Hundiéndose con miles de agujeros en nuestros cuerpos
Ojos borrosos que burlaron la luz
Bocas vagabundas en la corteza de la vida
Quemando el recuerdo – Muertos
En una época de muerte irrevocable
Llegaste cuando yo no te esperaba. Y ni una seña
Ni una palabra, como la bala en la marca del cuello
Ni una voz humana porque no había nacido
todavía ninguna voz
no había nacido el río salvaje
que fluye en las puntas de los dedos y calla.
Recuerdo de vida –cuándo comenzar
Implacable y sosegado a sacar palabras
A proferir ante los cenotafios los lamentos
Desgastados en el largo tiempo de las voces articuladas
Y cerrar con llave las pequeñas pequeñas alegrías
Sin pisar por encima de los versos muertos
Porque si son huesos, amores o cuchitriles
Con la manta en la puerta de entrada dividiendo el mundo
En dos, ocultando la convulsión y la desesperación
Mientras fuera los que pasan entonan himnos a despecho de los fieles
A despecho del niño enfermo y del invierno
Ah, cómo habrías vivido una época. Y él implacable,
El tiempo, pulverizando el pensamiento
Los proyectos sólidos y las decisiones feroces
Los porqués volátiles, las sonrisas húmedas
Llegaste cuando yo no te esperaba. No me engañes
Estos no son los umbrales que pasé agachando la cabeza
Estas son las guaridas donde se estremecen los roedores
No tienen nada más que el aroma del fango
Ni siquiera la caricia de los muertos en nuestros sueños
Porque ha quedado algo –si ha quedado-
Además de muerte, corrupción, palabras y acción.
Imperecedero dentro de esta ceniza que quemo
Como cada noche el recuerdo de muertes
De amargas e inexplicables muertes
Escribiendo poemas sin sonidos ni palabras.

Del  poemario  ΣΥΝΕΧΕΙΑ” (“CONTINUACIÓN”), 1953-1954

 ΉΡΘΕΣ ΟΤΑΝ ΕΓΩ…

Ήρθες όταν εγώ δεν σε περίμενα. Σαν κάθε νύχτα
Καίοντας την ανάμνηση πικρών θανάτων
Ανημποριά των γηρατειών, τρόμος της γέννησης,

Σε τρώγλες σκοτεινές, στην αγκύλη της ηδονής
Πέρα απ’ τους άδειους κάμπους των αποσπασμάτων
Ήρθες όταν εγώ δεν σε περίμενα. Α πως θα ζούσες
Εσύ κι εγώ μια τέτοιαν εποχή
Σάπιο φορτίο στ’ αμπάρι ενός
Μεθυσμένου καραβιού που πέθαναν όλοι
Βουλιάζοντας με χίλιες τρύπες στα κορμιά μας
Μάτια θολά που χλεύασαν το φως
Στόματα αδέσποτα στη φλούδα της ζωής
Καίοντας την ανάμνηση – Νεκροί
Σε μια εποχή ανέκκλητου θανάτου
Ήρθες όταν εγώ δεν σε περίμενα. Κι ούτε ένα νεύμα
Μια λέξη, όπως η σφαίρα στο στίγμα του λαιμού
Ούτε μι’ ανθρώπινη φωνή γιατί δεν είχε
Ακόμα γεννηθεί καμιά φωνή
Δεν είχε γεννηθεί τ’ άγριο ποτάμι
Που ρέει στις άκρες των δακτύλων και σωπαίνει.

Ανάμνηση ζωής – πότε ν’ αρχίζεις
Αδίστακτος και πράος να βγάζω λόγους
Να εκφωνώ στα κενοτάφια τους θρήνους
Φθαρμένους στων φθόγγων την πολυκαιρία
Και να κλειδώνεις τις μικρές μικρές χαρές
Όχι πατώντας στους νεκρούς σου πάνω στίχους
Γιατί αν είναι κόκκαλα, έρωτες ή χαμόσπιτα
Με την κουβέρτα στην ξώπορτα χωρίζοντας τον κόσμο
Στα δυο, κρύβοντας τον σπασμό και την απόγνωση
Κι έξω να ψάλλουν οι περαστικοί στο πείσμα των πιστών
Στο πείσμα του άρρωστου παιδιού και του χειμώνα
Α πως θα ζούσες μια εποχή. Κι αυτός αδίσταχτος,
Ο χρόνος, θρυμματίζοντας τη σκέψη
Τα στέρεα σχέδια και τις βίαιες αποφάσεις
Τα αιωρούμενα γιατί, τα υγρά χαμόγελα
Ήρθες όταν εγώ δεν σε περίμενα. Μη με γελάσεις
Αυτά δεν είναι τα κατώφλια που έχω σκύψει
Αυτές οι κρύπτες που ριγούν τα τρωκτικά
Δεν έχουν τίποτε απ’ τ’ άρωμα της λάσπης
Ούτε απ’ το χάδι των νεκρών στα όνειρα μας
Γιατί έχει μείνει κάτι – αν έχει μείνει –
Πέρα από θάνατο, φθορά, λόγια και πράξη.
Άφθαρτο μες στην τέφρα αυτή που καίω
Σαν κάθε νύχτα την ανάμνηση θανάτων
Πικρών και ανεξήγητων θανάτων

Γράφοντας ποιήματα χωρίς ήχους και λέξεις.

 

MANOLIS ANAGNOSTAKIS (Salónica, 1925- Atenas, 2005)

“…Se combinan las dos cosas. Es la época en que se combinan ambas cosas. Es decir, no podría ser nadie un poeta romántico, olvidando el marco político de aquella época donde estaban avivadas las pasiones políticas. Existía el elemento político dentro, la expresión de la política, pero bajo un estado amoroso. No sé si se entiende esto fácilmente. Por eso niego todo lo relacionado con “poesía de la derrota”. No es poesía de la derrota. Es agonía sobre una época, angustia sobre una época. Cuando acaba la época, acaba también la poesía. No puede estar uno continuamente escribiendo poesía. No soy un poeta profesional. Siento la poesía como una forma de expresión porque no podría expresarme de otra manera. Es decir, era la época tan opresiva, tan difícil, que solo expresando el dolor podía uno soportarla”. Manolis Anagnostakis

Manolis AnagnostakisManolis Anagnostakisse encuentra entre los más eminentes poetas griegos de la primera generación de entreguerras. Se le denominó “poeta de la derrota”  debido a que en sus versos expresaba los anhelos de la Izquierda no cumplidos. Su obra poética encajaría dentro de los poetas comprometidos de la poesía de posguerra.

Nació  en Salónica el 9 de marzo de 1925. Estudió Medicina y se especializó como radiólogo en Viena (1955-1956) y ejerció su especialización en Salónica y en 1978 se trasladó a Atenas.

Participó en la Resistencia como miembro de ΕΠΟΝ (Organización de la Juventud Panhelénica Unida) en la Universidad de Salónica. Por su actividad política en el movimiento estudiantil fue encarcelado entre 1948-1951, y en 1949 fue condenado a muerte por un tribunal militar.

Fue en 1942 cuando apareció en el mundo literario publicando poemas y notas críticas sobre literatura y política en diferentes revistas. Su primer poemario, titulado «Εποχές» (“Épocas”), vio la luz en 1945, haciéndose él mismo cargo de los gastos de la edición. A partir de ese momento y durante las siguientes décadas siguió publicando poemarios, pero no fue hasta 1979 cuando vio impresa toda su obra poética sin financiarla él mismo.

Son 88 los poemas que Manolis Anagnostakis dejó publicados y los escribió entre 1941 y 1971, aunque posteriormente se publicara su obra poética reunida.

“En el paisaje alterado de nuestra época no volveré a escribir”, declaró, porque “he completado mi obra. Elijo el silencio”.

La poesía de Manolis Anagnostakis no es pesimista. Por mucho que sus versos lleguen en algún momento a la desesperación, en el fondo de su horizonte se vislumbra una luz que se parece más al destello del alba que al del ocaso. La fuerza poética de su obra ha logrado expresar la incertidumbre, la alienación y la esperanzas de toda una época.

Poemas suyos han sido traducidos en inglés, francés, alemán, italiano, además de ser musicalizados por compositores como Mikis Theodorakis, entre otros muchos. Se le concedió el Premio Nacional de Poesía en 1986 y el de de Literatura en 2002.

Murió la madrugada del 23 de junio de 2005 extenuado tras años padeciendo problemas respiratorios y circulatorios.

Texto y traducción: María José Martínez

 




MILTOS SAJTURIS (ΜΙΛΤΟΣ ΣΑΧΤΟΥΡΗΣ)

Mis poemas no son pesimistas. Al contrario, son como los conjuros.  Conjuran el mal. Se parecen a las máscaras africanas. Con máscaras de animales y de ancestros, a fin de que sea conjurada la muerte. Como también sucede de idéntica manera con las máscaras de los aborígenes”.  M.S.

 

EL POETA SOLDADO

 

No he escrito poemas

en medio de detonaciones

en medio de detonaciones

discurría mi vida

 

Un día temblaba

al otro me estremecía

en medio del miedo

en medio del miedo

pasaba mi vida

 

No he escrito poemas

no he escrito poemas

solo cruces

en tumbas

clavo

(1958)

 

Ο ΣΤΡΑΤΙΩΤΗΣ ΠΟΙΗΤΗΣ

 

Δεν έχω γράψει ποιήματα

μέσα σε κρότους

μέσα σε κρότους

κύλησε η ζωή μου

 

Τη μιαν ημέρα έτρεμα

την άλλην ανατρίχιαζα

μέσα στο φόβο

μέσα στο φόβο

πέρασε η ζωή μου

 

Δεν έχω γράψει ποιήματα

δεν έχω γράψει ποιήματα

μόνο σταυρούς

σε μνήματα

καρφώνω

 

(1958)

…………………………….

CLEPSIDRA

 

A su alrededor todo

ahora

es cálido

solo alguna vez

 

recuerda

 

cómo entonces pasaba frío

la lluvia caía

y en la oscuridad

con el cigarro

el soldado extranjero

astutamente

acechaba

 

-Sin embargo de mí Dios

te olvidaste

solo mi figura

hallaron

en la pared

en rojo

estampada

los pájaros

(1962)

 

ΚΛΕΨΥΔΡΑ

 

Όλα γύρω της

Τώρα

είναι ζεστά

μόνο καμιά φορά

 

θυμάται

πως τότε κρύωνε

έπεφτε βροχή

και στο σκοτάδι

με το τσιγάρο

ο ξένος στρατιώτης

ύπουλα

παραμόνευε

 

—Όμως εμένα Θε μου

με ξέχασες

μόνο το σχήμα μου

βρήκαν

στον τοίχο

κόκκινα

αποτυπωμένο

τα πουλιά

(1962)

 

MILTOS SAJTURIS (1919-2005)

Aunque sus raíces procedían de la isla griega Hydra, nació el 29 de julio de 1919 en Atenas. En relación con sus estudios, se matriculó, instigado por su padre, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Atenas en 1937,  pero en 1944, una vez muerto su padre y pese a estar en el cuarto año de la carrera, abandonó los estudios para dedicarse exclusivamente a la poesía.

¿Poeta expresionista, poeta del absurdo, del simbolismo, del dolor, del mundo como pesadilla, del mundo sin valores éticos ni espirituales donde predomina el  caos …?  Uno de los poetas griegos más importantes de la I generación de posguerra.

Sus primeros poemas los escribió en 1941, pero no fue hasta después de 1943, año en que conoció a los poetas Odysseas Elytis y  Nikos Engonopoulos, con el que mantuvo una estrecha amistad, cuando apareció en el mundo de las letras, gracias a la publicación de sus poemas en la revista Νέα Γράμματα”  y  de publicarse la primera de sus colecciones de poesía «Η Λησμονημένη».

Sus primeros poemas recibieron malas críticas e incluso burlas por parte de los representantes de los poetas de la generación de los 30.  Sin embargo, a principios de la década de los 60, los críticos comenzaron a prestar mayor atención a sus poemas. Y a lo largo de su trayectoria literaria fue galardonado con tres premios estatales el I Premio de Jóvenes Poetas Europeos de la radiotelevisión italiana RAI en 1956,  el II Premio Estatal de Poesía en 1962 y el I Premio Estatal de Poesía en 1987.

En cuanto a su obra Miltos Sajturis, aunque fuertemente influido por el expresionismo, no fue absorbido por él sino que fue adquiriendo una voz personal propia. Podría ser caracterizado fácilmente, sin embargo,  como poeta del absurdo o del simbolismo. La lengua de sus poemas es elíptica, sobria, trágica, sombría y seria. Sus poemas están inspirados en el periodo de la Grecia bajo la dominación alemana, y en la época de la guerra civil griega, y se han traducido a muchas lenguas como el francés, el alemán, el inglés, el ruso, el italiano, el holandés, el español o el polaco.

Texto y traducción: María José Martínez


 

Yorgos Sarantaris. Poeta, filósofo y ensayista griego de la generación de los 30.

 “No he conocido, declararlo quisiera, una figura de hombre espiritual más pura que la suya”,  Odisseas Elytis (1911-1996)

 NO SOMOS POETAS

No somos poetas significa huir,
significa abandonar la lucha,
dejar la alegría a los ignorantes,
las mujeres a los besos del viento
y  al polvo del tiempo.

Significa que tenemos miedo
y la vida se nos ha hecho ajena,
y la muerte, congoja.

Γιώργος Σαραντάρης

 

ΔΕΝ ΕΙΜΑΣΤΕ ΠΟΙΗΤΕΣ

Δεν είμαστε ποιητές σημαίνει φεύγουμε,
σημαίνει εγκαταλείπουμε τον αγώνα,
παρατάμε τη χαρά στους ανίδεους,
τις γυναίκες στα φιλιά του ανέμου
και στη σκόνη του καιρού.

Σημαίνει πως φοβόμαστε
και η ζωή μάς έγινε ξένη,
ο θάνατος βραχνάς.


GIORGOS SARANTARISYorgos Sarantaris ( Estambul, 1908- Atenas, 1941) fue uno de los primeros poetas griegos renovadores de la generación de entreguerras de los años 30 y también de los primeros en introducir el existencialismo en Grecia.

Su pensamiento filosófico giraba en torno a la búsqueda de lo absoluto frente al deterioro de la existencia humana, expresado mediante la supresión de la forma poética y de la expresión lingüística tradicionales.

Recibió la influencia del pensamiento de Ungaretti, de Nietzsche, de Kierkegaard, de Dostoevsky, de Chekhov y de Berdyaev, entre otros.

Nació en Estambul, pero vivió en Italia desde 1911 hasta 1934, dado que su familia de origen griego, dedicada al comercio, se estableció allí.

Desde muy joven se interesó por la literatura y por el estudio de la filosofía. Estudió Derecho en las universidades de Bolonia y de Macerata, al mismo tiempo que se dedicaba al estudio de lenguas extranjeras. En Italia escribió sus primeros versos, en italiano y en griego, y publicó poemas en italiano y en francés.

En 1931 volvió a Grecia donde entró en contacto con los círculos literarios. Durante la Segunda Guerra Mundial, imbuido por un sentimiento de patriotismo, participó en la guerra greco-italiana en primera línea del frente albanés. Allí contrajo el tifus y tuvo que ser trasladado a Atenas, donde murió, como consecuencia de dicha enfermedad, en 1941. Su obra no tuvo una gran acogida en su época, aunque influyó de manera sustancial y profunda en la poesía griega.

Texto y traducción: María José Martínez

 



María Polydouri nació en Kalamata (Grecia) en 1902 y murió en Atenas en 1930.



Η ΑΓΑΠΗ ΤΟΥ ΠΟΙΗΤΗ

Μ᾿ ἀπάντησες στὸ δρόμο σου, Ποιητή.
Ἤμουν τὸ πρωτολούλουδο τοῦ Ἀπρίλη.
Ἡ δίψα τῆς ἀγάπης ποὺ ζητεῖ
σοῦ φλόγιζε τὴ σκέψη καὶ τὰ χείλη.
Ἤμουν τὸ πρωτολούλουδο. Κλειστὴ
τότε ἡ πηγὴ τῶν στοχασμῶν μου, ἐμίλει
μόνο ἡ καρδιά μου ἀθώα καὶ λατρευτή,
ὅταν τὸ πρῶτο βλέμμα μου εἶχες στείλει.
Μὲ τὸν καιρό, τὸν πόθο σου σ᾿ ἐμὲ
νὰ φανερώσης σίμωσες. Ὠιμέ,
εἴμασταν μιᾶς γενιᾶς παιδιά. Ἡ καρδιά μας
Ἀγάπαε μὲ τὸ πάθος ποὺ ζητᾶ
νὰ πάρη, τὸ αἰσθανθήκαμε φρικτὰ
καὶ πήραμεν ἀλλοῦθε τὴ ματιά μας.


EL AMOR DEL POETA

Me cruzaste en tu camino, Poeta.
La primera flor de abril yo era.
La sed del amor que clama,
el pensamiento y los labios te inflamaba.
La flor primera era. Cerrada
la fuente entonces de mis cavilaciones, hablaba
tan sólo mi corazón inocente y amado,
cuando me lanzaste la primera mirada.
Con el tiempo, tu pasión hacia mí
para evidenciarte acercaste. ¡Ay de mí!
De una generación éramos hijos. Amaba
nuestro corazón con la pasión que poseer
busca, brutalmente la sentimos
y hacia otro lado los ojos desviamos.

Traducción: María José Martínez

Πέμπτη 18 Μαΐου 2017

ALUMBRAMIENTO

ALUMBRAMIENTO  de Nancy Papaioannou

¿Qué son diez minutos?
Diez minutos son un sueño
Una erupción, una inmersión

Un encuentro de cuerpos
Nos llenan el vientre y nos calientan
Son una danza apasionada, una relajación

Diez minutos son una rutina que salva
Una labor que nos libera
Son una despedida

Diez minutos son un juego,  una  risa tonta
Diez minutos son una reconciliación
Son una decisión, son la madurez

Diez minutos son el fin y el comienzo
La vida y la muerte
Diez minutos son nada y todo

El tiempo erosiona
El tiempo une y separa
Diez minutos y la campana sonará.

                                                                                               18 de mayo de 2017


                                            (Inspirado en el cortometraje Alumbramiento de Víctor Erice , 2002)                                                         https://www.youtube.com/watch?v=mR-I1FDOr4g



Παρασκευή 10 Μαρτίου 2017

LA SONRISA ARCAICA


Como espejos que resisten el paso del tiempo,
los kouros,
mutilados cuerpos de mármol
devuelven el callado vivir de la Historia.
Puentes invisibles,
entre la memoria y el olvido,
entre la realidad y los mitos,
entre las heridas y los ideales,
entre identidad y pérdida,
entre vida y muerte,
huellas imborrables,
aquellos ojos ciegos ,
con su sonrisa arcaica
contemplan el mundo,
el infinito,
y mantienen vivo el deseo
por la libertad.
Con su sonrisa arcaica
transcienden con serenidad
el destino del hombre.

         Stella Panagopoulou. Atenas, 10 de marzo de 2017